Preguntas frecuentes

  • ¿Qué cree la Iglesia Bautista Fe de Sevilla?

    • La Santa Biblia es la revelación que Dios hace de Sí mismo a los seres humanos y que quiso dejar por escrito a través de personas divinamente inspiradas. El autor principal de toda la escritura es Dios y su propósito es la salvación de los seres humanos mediante la revelación de la Verdad, sin que exista error alguno. Por tanto, toda la Sagrada Escritura es totalmente verdadera y fiable, y revela los principios que Dios tiene para juzgarnos. La Santa Biblia permanecerá siendo, hasta el fin del mundo, el centro de la norma suprema de la unidad cristiana por la cual toda conducta, credo y opinión religiosa deberá ser juzgada. También, toda la Sagrada Escritura es testimonio de Jesús y le presenta como el centro de toda la revelación divina. Éxodo 24: 4; Deuteronomio 4: 1-2 y 17:19; Josué 8: 34; Salmos 19: 7-10, 119: 11, 89, 105 y 140; Isaías 34: 16 y 40: 8; Jeremías 15: 16 y 36: 1-32; Mateo 5: 17-18 y 22: 29; Lucas 21: 33 y 24: 44-46; Juan 5: 39, 16: 13-15 y 17:17; Hechos 2: 16 y ss. y 17: 11; Romanos 15: 4 y 16: 25-26; 2ª de Timoteo 3: 15-17; Hebreos 1: 1-2 y 4: 12; 1ª de Pedro 1: 25; y 2ª de Pedro 1: 19-21.)
    • Hay un sólo Dios vivo y verdadero que se revela a Sí mismo en tres personas, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, con distintos atributos personales, pero sin que exista división en su naturaleza, esencia o ser. Dios es un Ser eterno, inteligente, espiritual y personal. Es el Creador, el Redentor, el Preservador y el Gobernador de todo el universo. Dios es infinito en santidad y en todas las demás perfecciones. Dios es todopoderoso y omnisciente, y su perfecto conocimiento se extiende a todos los tiempos pasados, presentes y futuros, incluyendo todas las decisiones que sus criaturas toman en el ejercicio de su libertad. En Dios se conoce el amor más elevado y a Él se le debe toda reverencia y toda obediencia. (Génesis 1: 1 y 2:7; Éxodo 3: 14, 6: 2-3 y 15: 11 y ss. y 20: l y ss.; Levítico 22: 2; Deuteronomio 6: 4 y 32: 6; 1ª de Crónicas 29: 10; Salmos 19: 1-3; Isaías 43: 3, 15 y 64: 8; Jeremías 10: 10 y 17: 13; Mateo 6: 9 y ss., 7: 11, 23: 9 y 28:19; Marcos 1: 9-11; Juan 4: 24, 5: 26, 14: 6-13 y 17: 1-8; Hechos 1: 7; Romanos 8: 14-15; 1ª de Corintios 8: 6; Gálatas 4: 6; Efesios 4: 6; Colosenses 1: 15; 1ª de Timoteo 1: 17; Hebreos 11: 6; 12: 9; 1ª de Pedro 1: 17; y 1ª de Juan 5: 7.)
    • El ser humano es la creación especial de Dios, hecho a su propia imagen y semejanza. Él creó al hombre y a la mujer como la corona de su creación. La dádiva del género es, por tanto, parte de la bondad de la creación de Dios. En el principio el ser humano era inocente y estaba dotado por Dios con plena libertad para elegir. Dentro de esta libertad, el ser humano fue tentado por Satanás y el hombre decidió pecar y transgredir el mandamiento de Dios provocando la caída de su estado original de inocencia. Esta caída trajo el pecado a toda la humanidad cuya naturaleza heredó una inclinación al pecado. Debido a esto, cualquier acción moral se convierte en trasgresión y queda bajo condenación. Solamente la gracia de Dios puede devolver al ser humano a su santo compañerismo y capacitarle para que cumpla el propósito de Dios. El propósito y la importancia de cada ser humano radican en que fueron creados por Dios a su imagen y en que Cristo murió por cada uno de nosotros. Por este motivo, todo ser humano, indistintamente de su etnia y trasfondo, posee absoluta dignidad y merece recibir amor por parte de los cristianos, porque Cristo nos amó primero. (Génesis 1: 26-30; 2: 5, 3, 7: 18-22 y 9: 6; Salmos 1, 8: 3-6, 32: 1-5 y 51: 5; Isaías 6: 5; Jeremías 17: 5; Mateo 16: 26; Hechos 17: 26-31; Romanos 1: 19-32; 3: 10-18 y 23, 5: 6,12 y 19, 6: 6, 7: 14-25, 8: 14-18 y 29; 1ª de Corintios 1: 21-31, 15: 19 y 21-22; Efesios 2: 1- 22; y Colosenses 1: 21-22 y 3: 9-11.)
    • La salvación implica la redención total y completa de todo ser humano. Es un ofrecimiento gratuito a todas aquellas personas que aceptan a Jesucristo como su Señor y único Salvador, quien, por su propia sangre, obtuvo la redención eterna para el creyente. La salvación incluye la regeneración, la justificación, la santificación y la glorificación de cada ser humano para la gloria de Dios. No hay salvación fuera de la fe personal en Jesucristo, ni hay otro fundamento fuera de Él por el que podamos ser salvado. (Génesis 3:15; Éxodo 3: 14-17, 6: 2-8; Mateo 1: 21, 4: 17, 16: 21-26 y 27: 22-28; Lucas 1: 68-69 y 2: 28-32; Juan 1: 11-14 y 29, 3: 3-21 y 36, 5: 24, 10: 9 y 28-29, 15: 1-16 y 17: 17; Hechos 2: 21, 4: 12, 15: 11, 16: 30-31, 17: 30-31 y 20: 32; Romanos 1: 16-18, 2: 4, 3: 23-25, 4: 3 y ss., 5: 8-10, 6: 1-23, 8: 1-18 y 29-39, 10: 9-10 y 13 y 13: 11-14; 1ª de Corintios 1: 18 y 30, 6: 19-20 y 15: 10; 2ª de Corintios 5: 17-20; Gálatas 2: 20, 3: 13, 5: 22- 25 y 6: 15; Efesios 1: 7, 2: 8-22 y 4: 11-16; Filipenses 2: 12-13; Colosenses 1: 9-22 y 3: 1 y ss.; 1ª de Tesalonicenses 15: 23-24; 2ª de Timoteo 1: 12; Tito 2: 11-14; Hebreos 2: 1-3, 5: 8- 9, 9: 24-28, 11: 1-12: 8 y 14; Santiago 2: 14-26; 1ª de Pedro 1: 2-23; 1ª de Juan 1: 6-2: 11; y Apocalipsis 3: 20 y 21:1-22: 5.)
    • La iglesia del Señor Jesucristo, según el Nuevo Testamento, es una congregación local y autónoma de creyentes bautizados y asociados entre sí a través de un pacto en la fe y el compañerismo del Evangelio. Cumpliendo las dos ordenanzas de Cristo, está gobernada por sus leyes, ejercitando los dones, los derechos y los privilegios con los cuales han sido investidos por su Palabra y que tratan de predicar el Evangelio hasta los confines de la tierra. (Mateo 12: 1-12, 16: 15-19, 18: 15-20 y 28: 1 y ss.; Marcos 2: 27-28 y 16: 1-7; Lucas 24: 1-3, 33-36; Juan 4: 21-24, 20: 1 y 19-28; Hechos 2: 41-42 y 47, 5: 11-14, 6: 3-6, 14: 23 y 27, 15: 1-30, 16: 5 y 20: 7 y 28; Romanos 1: 7 y 14: 5-10; 1ª de Corintios 1: 2, 3: 16, 5: 4-5, 7: 17, 9: 13-14, 12 y 16: 1-2; Efesios 1: 22-23, 2: 19-22, 3: 8-11 y 21, 5: 22-32; Filipenses 1: 1; Colosenses 1: 18, 2: 16, 3: 16; 1ª de Timoteo 2: 9-14, 3: 1-15 y 4: 14; Hebreos 11: 39-40; 1ª de Pedro 5: 1-4; y Apocalipsis 1: 10, 2, 3 y 21: 2-3.)

    .

  • ¿Que propósitos tiene la Iglesia Bautista Fe de Sevilla?

    • Ser una iglesia en misión. Predicando el Evangelio y haciendo discipulos en Sevilla y colaborando con iglesias alrededor del mundo para la Gloria de Dios y el Avance del Evangelio.  
    • Ser una iglesia que vive en comunidad. En esta comunidad buscamos que nadie vive en soledad, sino que la gente busca tener relaciones profundas, eliminando fachadas y apariencias, y nos ayudamos mutuamente para ser cambiados a la imagen de Cristo. 
    • Amar y servir a nuestra ciudad. El amor de Cristo es demonstrando por medio de nuestro servicio generoso e incondicional y ,por encima de todo, por la proclamación del mensaje del Evangelio.

    .

  • ¿Como son los cultos de la Iglesia Bautista Fe de Sevilla?

    A. Los cultos de la Iglesia Bautista Fe son todos los domingos a las 11:00 en Nervión y a las 18:00 en la Macarena. Los cultos comienzan con cánciones y alabanzas, para despues pasar a una enseñanza de la Biblia. El proposito de nuestros cultos es que la Palabra de Dios abunde en nuestros corazones en canción, alabanza, y enseñanza. Despues del culto, siempre disfrutamos de un tiempo de compañerismo para que nos puedas conocer un poco mejor.